domingo, 24 de diciembre de 2006

Tarde de Navidad


Luego de un año el cielo sigue desangrándose de la misma manera desde la mirada lóbrega de mi existencia.