miércoles, 2 de septiembre de 2009

Hambresina


Regálame tus ojos,
tengo hambre.

1 comentario:

valeria dijo...

Haces que las ensoñadoras sientan las caricias de la palabra