sábado, 14 de agosto de 2010

Añoranza

Imagen de El Rincón Esotérico
Las crisis de mi madre comenzaban
justo debajo de la mesa
cuando invocábamos un Todopoderoso
y la luna era un anillo de luz
Nadie parecía respirar cuando sus dientes
comenzaban a morder la piel nacarada
de sus manos, brazos y piernas.
Mi madre me enseñó el arte
de despreciarme a mí mismo,
por eso a veces me desangro
por eso siempre la recuerdo.

No hay comentarios.: