jueves, 12 de agosto de 2010

Indiferencias

Luego de sus lágrimas y reclamos, con regocijo constató, que la cerveza aún seguía helada.

No hay comentarios.: