domingo, 7 de junio de 2009

Estío

Es penosa la espera del alma
deja una tímida lluvia de voces
en la piel
Un sabor a luna que congela
los labios
Y un cuerpo inhabitable como
después del deseo

Todo se sucede cuando el alma
se sostiene del último hilo
en la herida
y duele en la punta de los dedos
como duelen las marcas del agua
en el desierto

Se dobla un jirón del viejo vestido
Se descosen retazos a pulso de alcohol
Se habla del viento... pero aún no llueve!

Fotografía de Manuel Álvarez Bravo

3 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Es tiempo de piel reseca, y adentro unas ganas de desahogar angustias. EStío o verano, tiempo donde gangrena la asfixia.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Es tiempo de piel reseca, y adentro unas ganas de desahogar angustias. EStío o verano, tiempo donde gangrena la asfixia. Saludos parce

brenda abril silva dijo...

Así mismo es. Así mismo duele...