jueves, 24 de febrero de 2005

Desvelo en las ventanas

La espalda de la noche
Respira cerca a mis oídos
Y entiendo los círculos viciosos
Que hacen del reloj una espera en el vacío.
Pronto escucho el sonido
De las uñas creciendo en mis bolsillos
Parece que la vida
Se viviera en una aldea olvidada
Bajo el manto lujoso de un emperador ciego.
Cómo rugen los diminutos monstruos
Que recorren la ciudad
Con aliento de petróleo
Golpeando la niebla inmóvil
De mis ojos en la ventana.

Hoy fue jueves
Mañana espero sea lunes
Para tomar café sin ser visto.

No hay comentarios.: