lunes, 7 de febrero de 2005

Huelga de Líneas (Capítulo Final)

Es ahí donde al punto le crece un ego inmedible. Sabe que mientras existan puntos habrá líneas y que éstas también están para reemplazarle en su lugar ignominioso. Pues solo le bastó descubrir, a través de un cuento de Cortázar, que todo punto es el resultado de la intercepción de un número infinito de líneas. Así que, en asamblea permanente, las líneas, haciendo un llamado general a todas sus asociadas, un llamado al rescate de La Dignidad Lineal, han decidido evitar tocarse entre sí, de cara al futuro las líneas tienen terminantemente prohibido la posición horizontal u oblicua; todas andarán derechas, rectas, verticales; con el único propósito de evitar indignas intercepciones, so pena de ser expulsadas de la Suprema Hermandad Lineal con su trágica consecuencia de ser convertidas en fideos, o espaguetis, para consumo humano. Con lo cual el mundo ya no es el mismo sin las líneas formando intercepciones. Ahora todo es más difícil, así que hasta que algún punto, de los ya existentes, no decida cambiar de actitud, estaremos condenados al caos porque sin líneas interceptándose y puntos agotándose el mundo es un completo e infeliz signo aparte.

No hay comentarios.: