lunes, 24 de enero de 2005

Bagdad Meridiano Cero

Una voz en la arena
dibuja símbolos de agua
que las estrellas persiguen
Miradas que triangulan la noche
persiguiendo rasguños de luz
en los tejados
Un niño duerme con sus ojos
abiertos y la primavera
en el pecho
Es el marzo de las rosas en la piel
y el otoño en los bolsillos
No es el tiempo de los ojos
en las manos
Pero alguien llenó de agua
las pupilas y de algodón
las sonrisas
Atentas a la curva de la herida
las líneas de la historia
dilatan un punto final
más allá de los cuerpos
esconden los signos trágicos
en la comisura del espejo
mientras la mañana blanca
se desangra por dentro
y es abril
y aún llueve.

No hay comentarios.: