jueves, 27 de enero de 2005

Monta de la espera

Hoy jugué a ser yo mismo
Mientras montaba sobre la espera.
Tomé el fuego del deseo
Y construí una isla de imposibles.
Quise fingir la soledad
Y las paredes se quejaron
Con su mirada de pintor desfallecido.
Sobre una esquina del silencio
Tomé asiento
Y me dispuse esperar
A ese estibador de naderías
Que hace tiempo me habita
Y que me aturde con su equilibrio.

Ayer
Luego de cien años
Descubro que el tiempo
Es un goteo de palabras y sueños
Sobre el suelo mojado de la memoria.



No hay comentarios.: